Cómo combatir la falta de hierro

27 septiembre 2015

Muchas mujeres tienen una carencia de hierro que, en sus últimas consecuencias pueden desembocar en una anemia ferropénica, enfermedad que se caracteriza por un descenso del número de glóbulos rojos en la sangre y por lo tanto de oxígeno en los tejidos.

Las causas de la falta de hierro pueden ser: por sangrados abundantes (partos, menstruaciones, enfermedades, intervenciones…), una enfermedad que impida la absorción del hierro o una mala alimentación.

Los síntomas más generales son cansancio, sueño, debilidad, uñas frágiles…

Si sabes que tienes una falta de hierro, desde Floradix te proponemos una dieta que puede ayudarte a combatirlo.

-Existen alimentos ricos en hierro que pueden ayudar a aumentar tus niveles en sangre: los de origen animal (hemo) o de origen vegetal (no hemo). El hierro que se absorbe mejor y en mayor proporción es el de origen animal.

Alimentos de origen animal: como la carne  de vacuno, caballo (mejor potro), cerdo, conejo, pavo y pollo, hígado, yema de huevo, pescados (sardinas, atún, boquerón, anchoas en aceite, merluza) y sobre todo los moluscos (almejas, mejillones y berberechos).

Alimentos de origen vegetal: verduras de hoja (espinacas, acelgas, lechuga, perejil...), los frutos secos, las legumbres, las algas y los cereales.

¿Por qué Floradix es  el aliado vegetal perfecto para ayudarte a conseguir el hierro que necesitas? Porque su combinación de gluconato ferroso combinado con extractos vegetales y frutas son una fuente natural de vitaminas, minerales y hierro.

Hay que tener en cuenta que:

NUTRIENTES QUE AYUDAN A AUMENTAR LA ABSORCIÓN DEL HIERRO:

La vitamina C, ayuda en la absorción del hierro, por lo que es recomendable aderezar las ensaladas con limón, o tomar zumo de tomate natural o de naranja junto con la fuente de hierro.

La fructosa (el azúcar natural de la fruta).

NUTRIENTES QUE IMPIDEN LA ABSORCIÓN DEL HIERRO:

Los ácidos fiticos (presentes en los cereales integrales, semillas, frutos secos y legumbres)

Los ácidos oxálicos (presentes en las espinacas, acelgas...)

Los taninos (té, café, vino, pasas, manzana verde...)

El calcio, por lo que si se toma se recomienda hacerlo espaciado de la fuente de  hierro.