Mens Sana

15 octubre 2015

Cuando llega el otoño, y con la vuelta  a la rutina, siempre nos planteamos nuevos retos; aprender algún idioma, dejar de fumar, hacer ejercicio… y  aunque empezamos con mucha fuerza, casi siempre no terminamos de culminarlos.

Si te cuesta hacer ejercicio o si no tienes tiempo; si necesitas ejercitar tu cuerpo pero sin descuidar tu mente, quizás es el momento de plantearse la práctica de algún método que ayude a ambos.

El Chi Kung (qui gong) es una disciplina china milenaria terapéutica, apta para todas las edades, en la que a través de distintos movimientos suaves acompasados y coordinados acompañados de respiraciones ayudaremos a nuestro cuerpo a recuperar energía vital y a nuestra mente a desconectar.

El qui gong es de sobra conocido en China, donde es practicado a diario por millones de personas y se usa como terapia en los hospitales.

Entre sus beneficios están: mejora de la flexibilidad, corrige malas posturas, ayuda a reforzar el sistema inmunológico, a recuperar el tono vital, ayuda  a mejorar el rendimiento intelectual, a relajarse y oxigenarse.

Su práctica está indicada para todo el mundo desde niños hasta ancianos, deportistas, y personas con distintas patologías.

Es fácil de practicar, y puedes notar rápidamente sus beneficios,  no requiere conocimientos previos, sólo tener ganas de hacerlo y dejarse guiar….así que anímate y recupera tu vitalidad!