Aprender a Respirar

06 mayo 2015

En el mundo en el que vivimos, en el estrés del día a día, ¿tienes tiempo para ti? ¿Te dedicas unos minutos al día?

Si tu respuesta es afirmativa, pues enhorabuena, porque es lo ideal y a lo que aspiramos todos: a encontrar el equilibrio; pero si no es el caso te vamos a presentar unas técnicas que te pueden ayudar a encontrar la tranquilidad y la quietud cada día... y sólo necesitarás unos minutos de tu jornada.

El mindfulness, es una técnica de meditación  no religiosa, que te enseña a estar relajado y atento al presente siempre de manera consciente, sin juzgar ninguno de los pensamientos que puedan pasar por tu mente.

Ayuda a aliviar estados de ansiedad y depresión, puede mejorar la concentración y en general es beneficioso para tu salud y bienestar general.

 

¿Y CÓMO LO PRACTICO?

Lo mejor es ejercitar tu mente y cuerpo poco a  poco, primero 5-10 minutos y así progresivamente hasta conseguir hacerlo una media hora diaria, que es el tiempo en el que se empiezan a notar los efectos beneficiosos del mindfulness.

Busca un lugar cómodo, tranquilo, sin ruidos, ni teles, ni móviles,….; puedes ponerte música relajante.

Lo mejor es practicarlo a primera hora de la mañana o de la noche; busca un momento en el cual no estés excesivamente cansado.

Intenta mantener una postura cómoda y con la espalda recta, la posición de loto es la más idónea para ello, pero no es la única, busca con la que te encuentres más relajado.

Puedes cerrar los ojos, o mantenerlos semiabiertos, con la cabeza ligeramente inclinada hacia el pecho, la boca entreabierta, con la lengua tocando los dientes superiores y concentrándote en tu respiración.

Haz respiraciones profundas llenando tus pulmones y exhala el aire igualmente lentamente.

Durante esas respiraciones, fluirán pensamientos a tu mente, es normal, déjalos pasar, sin centrarte en ninguno y sin juzgar ninguno de ellos.

No te frustres si no lo consigues a la primera, relájate, es normal, es cuestión de práctica y disciplina.

A medida que practiques observarás que cada vez consigues concentrarte más, relajarte más y sentir, fluir...

Estas técnicas de meditación pueden convertirse en el momento más placentero e íntimo del día, atrévete a practicarlo!